La llegada de la au pair a la familia de acogida

Llega el verano y muchas familias recibiréis a una au pair por primera vez.

La llegada de la au pair a la familia supone en muchos casos un momento de stress para la familia pero no hay que olvidar que son las au pairs quienes realmente se han sometido a un cambio importante: horarios de comida, idioma y clima entre otros. Ser consciente de estos cambios y ponerse en la situación de las au pairs hará que podamos facilitarle su adaptación a la familia de acogida.

Tenemos que ser conscientes de que la rutina de nuestra familia es totalmente desconocida para las au pairs y son ellas quienes se tienen que adaptar a nuestra organización familiar.

Podemos facilitar esta adaptación desde el momento en el que hacemos la solicitud de familia de acogida au pair:

  • Siendo claros y realistas en las expectativas con respecto al programa au pair.
  • Poniendo un horario claro y detallado sobre sus horas de trabajo y tiempo libre.
  • Explicando claramente en las tareas que esperáis que la au pair colabore en casa: sacar friegaplatos, recoger y poner mesa, ayudar a recoger juguetes de los niños…etc. (SI, no vale yo solo quiero que hable inglés a los niños…si luego no ayuda, no os quejéis)
  • Siendo sinceros con respecto al carácter de vuestros hijos.

Si esto lo hemos hecho y hemos tratado estos temas de manera activa en la entrevista que hayamos tenido con la au pair ya tenemos bastante camino adelantado.

Hay que entender y ser conscientes de las diferencias de cultura, el “halla donde fueres haz lo que vieres” no funciona para todas las culturas ni a todas las edades.

Por lo tanto tener claro que:

  • Son de otra cultura y han sido educadas por su padre y su madre y cada uno educamos como mejor creemos y podemos y que una diferente educación no significa mala-educación.
  • Tratamos con personas de diferentes generaciones. Las au pairs suelen tener entre 18 y 24 años, mayores que estas edades son una excepción.
  • Las au pairs no son expertas ni tienen titulaciones en cuidado de niños ni son profesoras de idiomas.
  • Algunos comportamientos son debidos a diferencias culturales, timidez de la au pair, discreción/temor a molestar o no saber como actuar.

A su llegada nos sentaremos con la au pair y sacaremos el planning para que ahora, in-situ, sepa que es lo que se espera de ella. Como funcionan los electrodomésticos, que les gusta desayunar a los niños, como organizarse a hora de la comida o merienda, rutinas de ducha y cena son entre otras cuestiones importantes a tratar a su llegada y según las necesidades de cada familia.

Es imprescindible darle tiempo de adaptación a esta rutina y confiar en ella, dejarla actuar sola y que no se sienta observada.

La au pair y los niños necesitarán un tiempo para conocerse mutuamente. No hay nada peor que siempre haya un adulto delante de ellos: un/a abuelo/a, la canguro de toda la vida, el padre o la madre, no ayuda nada en absoluto a que la au pair (con un español pobre) y los niños (normalmente expuestos por primera vez a una persona que les habla en inglés) creen un vinculo. – Os imagináis yendo el primer día de guarde a clase con vuestro hijo? Creéis realmente que haría caso a la profesora?

Exponer a la au pair a una constante aprobación por un adulto y, a los niños a la elección entre la persona a la que ya conocen (y les conoce) y au pair, no ayuda en absoluto y retrasa el mutuo conocimiento.

RESUMIENDO para que la adaptación de la au pair a la familia de acogida sea de la manera más rápida y fácil para ambos debemos mantener una actitud dialogante y activa evitando caer en criticas no constructivas.

  • Dile aquello que esperas que haga.
  • Ve corrigiéndole aquellas cosas que puntualmente se olvide sin dejarlas pasar ya que se convertirían en una rutina para la au pair y puede llegar a entender que eso es lo que se espera de ella.
  • Aquello que tú no pidas no esperes que lo haga. No forma parte de la cultura centro europea ni de otras culturas. Tampoco son adivinas.
  • Hablar con la au pair de manera activa y respetuosa. Comentar aquello en lo que queremos que mejore PERO TAMBIÉN valorarle aquello que hace bien. Está haciendo un gran esfuerzo y necesita saberlo y sentirse valorada.
No tags 0 Comments 2

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.